lunes, 3 de enero de 2011

Bajo este sol tremendo / Carlos Busqued

No es Trompita
Puntaje
Lector Enfermo: 9
Lector Sano:      8 o 9 (depende cuan sano esté)


No sé si porque la leí estando enfermo, o no sé si es por la maestría de Busqued en delinear a un personaje, pero me acuerdo del suboficial retirado Duarte, un protagonista lateral de esta novela, y vuelvo a sentir náuseas.


Salvo este detalle (militar retirado) y alguna otra referencia temporal, nada indica que de fondo esté sobrevolando el fantasma de la dictadura argentina, con su perversión y horror. Y sin embargo, uno sabe que es eso: que la causa de lo que se cuenta hay que buscarla bastante en esos años. Que la vida del joven Cetarti, a quien seguimos en su vacío, en su no saber qué hacer con la vida, en sus paliativos con el porro, en su transitar zombi, en su dejadez existencial, que la vida de Cetarti, digo, es un posible resultado de esa época. Un efecto mariposa.


No sé, supongo que nadie sabe, cómo afectará los setenta a las próximas generaciones de escritores, cuando los actores directos y los testigos indirectos, hayamos muerto definitivamente y ya personajes como Duarte no convivan con nosotros. Mientras tanto, sí lo hacen. Busqued hace que causa y efecto (Duarte y Cetarti) crucen sus caminos de manera magistral, si de técnica narrativa hablamos: Busqued muestra hechos, no opina. Pinceladas de acciones se van sumando a lo largo de los capítulos hasta formar el cuadro general.


En la contratapa se lo asocia al clima de algunas películas de los hermanos Coen. Es verdad, sobretodo a No hay lugar para los débiles. La tensión es similar.La muerte que ronda es similar. La violencia latente (eso es Bajo este sol tremendo: una violencia de latencia agobiante). La perversidad, no sé. Duarte no es un producto de la sociedad norteamericana. Sí es un producto de la sociedad argentina. Es un mano de obra ocupado a veces en secuestros como forma de ganarse el pan. Me acuerdo de su fanatismo por el porno duro y vuelven las náuseas.

¿Lo mencioné? Es la primera novela de Busqued. Fue finalista del premio Herralde. Es chaqueño (¡hay escritores chaqueños!). Tiene un blog al que agrego a mi lista de interblog, porque dice cosas sin filtro y porque me piace. Por ahí circula una entrevista a propósito de su vida y de la novela y uno, al verla, comprende que hay mucho en común con Cetarti.

Igual, esto no nos tiene que importar al momento de la lectura. Son solo detalles, información aledaña, links. Pero bajo este sol, quién puede resistirse a los detalles, información aledaña o links que nos apaciguen un poco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Yo digo: